Cuesta de la Raqueta





Desconocemos el origen del nombre de esta calle. Aunque bien pudiera derivar de la cercanía, en el siglo XVIII, de un juego de pelota en el que bien pudieran haberse utilizado estos instrumentos. O tal vez se refiera a la raqueta o jaramago, que alude a una planta crucífera muy común entre escombros, tales como los arrojados en la zona de la Alamedilla durante el siglo XIX. Fernando Araujo (1857-1915) en "La Reina del Tormes : guía histórico-descriptiva de la ciudad de Salamanca" publicada en 1884 la menciona como "Calle Raqueta" con entrada por la Ronda de Sancti-Spíritus y salida por el Rondín. En el plano de Coello (1858) observamos que esta calle es el punto de entrada y primer discurrir del arroyo de Santo Domingo en la ciudad, canalizado de forma subterránea alimentaba la fuente llamada Pozo del Campo en la parte baja de la Cuesta.




Cuesta de la Raqueta en el plano basado en
Francisco Coello de 1858





foto 1. Vista hacia el norte desde la Torre del Aire. En los años de cambio del siglo XIX al XX. Desconocemos el autor. Al que no la conoce, esta foto puede producirle una profunda extrañeza. Se trata de la Salamanca de 1900 y en una zona de grandes cambios. En esos años la ciudad apenas había rebasado el perímetro de la vieja muralla medieval. Al fondo, tras la línea de árboles del paseo del Rollo (hoy avenida de Comuneros), se distingue el puente que salvaba el paseo de la Estación, dirigiendo las vías hacia el oeste por la actual avenida de Portugal y a su alrededor nada, o casi nada, de los actuales barrios al norte de la ciudad . Más cerca, la escalera de la cuesta de la Raqueta asoma al Rondín (hoy Canalejas) y al triángulo de tierra que albergaba un joven Parque de la Alamedilla. La cuesta abajo desembocaba en la plaza del Pozo del Campo, apenas distinguible en la imagen, formada por la encrucijada de varias calles, la Ronda de Sancti-Spiritus, que entonces contenía el tramo que hoy conocemos como calle del Cristo de los Milagros y alcanzaba la puerta de Toro, la calle de la Alberca, la de la Cárcel Nueva y la de la Rosa, de la que se observan las fachadas de alguna de sus casas en el primer plano de la fotografía. La gran grieta que abrió la construcción de la Gran Vía, transformó profundamente el trazado de estas calles, desapareciendo muchas y volviendo irreconocibles otras. (facebook 26 de diciembre de 2014).



foto 2. Vista desde la zona baja de la Cuesta de la Raqueta, en esa zona, antes de abrir la Gran Vía, se formaba la plaza conocida en otro tiempo como del Pozo del Campo. De allí partían, de frente la calle de la Rosa, a la izquierda aunque no se ven salen la Ronda de Sancti Spiritus, la calle de la Cárcel Nueva y la calle de la Alberca y a la derecha la del Cristo de los Milagros. Al fondo la torre del Aire..



foto 3. Cuesta de la Raqueta - Cándido Ansede.



foto 4. Carrito de basurero en la Cuesta de la Raqueta - Luis Cortés.