Calle del Tostado



Calle oscura y tenebrosa, quizás por eso fue llamada calle del Trasgo; calle estrecha y empinada, cuyas casas, como casi todas las del zona debieron pertenecer al Cabildo de la Catedral.
Con el tiempo se la conoció como calle de los Azotados, al parecer porque por ella eran conducidos los condenados para ser azotados por el verdugo.
Según Villar y Macías, en esta calle estuvo la puerta de la ciudad llamada de San Sebastián y que existió el arco hasta el siglo XVIII.
Más que mediado el siglo XIX, se la renombró como Calle del Tostado en honor a Alonso Fernández de Madrigual "el Tostado" o "el Abulense" (Madrigal de las Altas Torres, Ávila, 1410 - Bonilla de la Sierra, Ávila, 3 de septiembre de 1455), que fue colegial y rector del Colegio Mayor de San Bartolomé (situado sobre el solar del Palacio De Anaya), obispo de Avila y encumbrado escritor.
Aloja en su trazado restos de la Cerca Vieja, La Hospederia del Palacio de Anaya, el teatro Juan del Enzina (Anayita) y un lateral del Palacio de Castellanos


Calle del Tostado en el plano basado en
Francisco Coello de 1858 y en 2012







Calle del Tostado - Cándido Ansede








El Teatro Juan del Enzina (Anayita)


parcelación anterior del
solar de Anayita
En 1953 la Universidad de Salamanca adquirió el solar con el nº7 de la Plaza de Anaya con el objeto de instalar allí el Colegio Mayor Femenino de Santa María de los Ángeles, Fernando Población fue el arquitecto encargado de realizar el proyecto. La compra posterior de los solares adyacentes hizo modificar sustancialmente los planteamientos iniciales y, entre otras cosas, la mayor extensión de terreno permitió separar el edificio de la Catedral, al contrario que la edificaciones anteriores que estaban adosadas a la misma.  El proyecto, que contemplaba colocar elementos arquitectónicos del Colegio de Huérfanos y del Colegio Menor de Santa Mª de los Angeles, fue aprobado y comenzó a ejecutarse en junio de 1966. La carencia de aulas en la Facultad Filosofía y Letras,   obligó a la Universidad a modificar el proyecto en marcha que ahora debía ser transformado en aulario para esta Facultad. El propio Fernando Población reformó el proyecto eliminando la tercera planta prevista y definiendo la actual alineación del edificio. Los 3.963 m2 quedaron repartidos en cuatro plantas, dos de ellas subterráneas, con 16 aulas en las  planta inferiores y dispondría de un teatro con amplio escenario, camerinos, talleres y almacenes.
Afortunadamente, los elementos arquitectónicos del  Colegio de Huérfanos y del Colegio Menor de Santa Mª de los Ángeles no fueron reubicados en el edificio.
En el curso 1971-72 se reformó el teatro, iniciándose la andadura del teatro y la cátedra Juan del Enzina bajo la  iniciativa de D. Fernando Lázaro Carreter. Entre los años 1971 y 1987, la dirección del centro recayó en el  dramaturgo  José Martín Recuerda. La primera representación fue la obra "A los hombres futuros, yo Bertolt Brecht" y tuvo lugar en la primavera de 1973. Durante más de 30 años, este teatro se convirtió en un referente en el teatro de vanguardia y experimental a nivel nacional.
Durante la exposición "Las Edades de Hombre", celebrada en Salamanca entre 1993 y 1994, fue eliminado el jardín privado del teatro, junto a la Catedral, y se abrió la calle Rondín.
En 2002 fue cerrado por el mal estado del edificio. En aquel momento se estaban realizando reformas en el aulario del centro, pero la falta de presupuesto impidió que se pudieran acometer en el teatro.
No fue hasta el año 2007 cuando comenzaron las obras de reforma integral del edificio, con la aportación  por parte de la Conserjería de Cultura de la Junta de Castilla y León de los 3.2 millones de euros presupuestados para la actuación.
El teatro levantó de nuevo el telón el viernes, 28 de octubre de 2011, con la obra "La colmena científica (o el café de Negrín)" de José Ramón Fernández, con la dirección de Ernesto Caballero y la produción del Centro Dramático Nacional.
Dejamos el dossier que presentó la Unidad Técnica de Infraestructuras, donde se exponen las principales características de la reforma:








Cafetería las Caballerizas

En la calle del Tostado, anexo al Palacio de Anaya, se encuentra la Hospedería construida por  Joaquín de Churriguera en 1715, en el edificio se alojaban los estudiante pobres que pagaban sus estudios sirviendo a otros estudiantes ricos (insinuemos que por aquellas épocas, casi todos los estudiantes eran nobles y ricos). Sus sótanos, que albergaron las caballerizas del edificio, han tenido diferentes usos según el fin al que se dedicó el edificio. Se convirtió en trastero mientras fue la Escuela Normal de Maestros (desde 1842 hasta 1969, vease Ref:00017), sirvió de refugio antiaéreo durante la Guerra Civil Española y cayó en el abandono, hasta que en los años 70 del siglo XX, fue redescubierto como cafetería de la Facultad de Filología, actual uso del edificio. El lugar se ha conservado con el ladrillo cara vista y las características bóvedas que recuerdan lo que fue en su origen. Un lugar con encanto que siempre quedará en la memoria de los estudiantes que alguna vez pasamos y pasarán por esta cafetería.

foto obtenida de pollosypintas.blogspot.com.es



Un trozo de la Cerca Vieja

Villar y Macías al describir el recorrido de la Cerca Vieja (Muralla del primer recinto circunscrito al cerro de las Catedrales), nos dice:

".... cruzaba por la calle del Tostado donde en 1880 vimos restos de ella cuando fue reedificada en la Escuela Normal de Maestros,..."

Aún podemos ver restos de esta cerca en la calle del Tostado, parte de la sección transversal de la misma ha quedado alojada en el acceso a una vivienda moderna.