Calle de la Asadería




Es fácil suponer que esta calle recibió su nombre por la existencia de algún o algunos hornos de asar (aparece con el nombre de "Calle de los assaderos" en la relación de calles de Salamanca mostrada en "Historia de las antigüedades de la Ciudad de Salamanca" de Gil Gonzalez de Avila publicada en 1606 ).
El aspecto de la foto de Ansede aún es recordada por usuarios de esta calle en los años 70 del siglo XX, puesto que, al igual que el resto de la zona, tardó en ser urbanizada hasta los inicios de la década de los 80. 
Conserva aún dos edificios visibles en las fotos de Ansede y Gombau, la Ermita de la Misericordia (de la que hablamos en la entrada de la Plaza de San Cristóbal) y el edificio contiguo, un edificio de dos plantas de principios del siglo XX, que si la memoria de nuestros informantes no falla, ejerció de escuela durante un cierto tiempo cuando el edificio de la iglesia de San Cristóbal, donde se situaba el Colegio de San José,  amenazó ruina.


Plaza de Santa Eulalia en el plano basado en
Francisco Coello de 1858 y en 2012






foto 1. Calle de la Asadería- Candido Ansede.


foto 2. Fragmento foto de Venancio Gombau.


foto 3. Calle de la Asadería- Cándido Ansede.








En la versión del "Compendio historico de la la ciudad de Salamanca"(1776?) de Don Bernardo Dorado, publicada en  1863 y denominada  "la Historia de la ciudad de Salamanca que escribió D. Bernardo Dorado aumentada, corregida y continuada hasta nuestros dias" de D. Manuel Barco Lopez y D. Ramon Giron,  podemos leer:

“Despues de la reconquista, la poblacion comenzó á estenderse en la otra parte alta, que ahora ocupa. Las cartas-pueblas mas antiguas son las de las parroquias de Sancti-Spíritus y S. Cristóbal. No pueden fijarse con exactitud los límites de esta segunda poblacion , por que las referidas cartas-pueblas hablan poco de este particular; sin embargo, debió tener tambien alguna parte murada, según se colige de una escritura que hemos visto en una escribanía de esta ciudad, por la que consta que el año de 1398 se compró una parte de la muralla vieja de la calle de la Asaderia, y se derribó para aprovechar la piedra, y con el ripio del derribo se empezó á cegar la laguna del Hoyo. Esta era un gran charco que se hacia con las aguas de la alberca que entran desde el Rollo, y se estancaban en la parte honda de la plazuela y portales del Trigo.”


Esta mención a la Calle de la Asadería no aparece en el original de Bernardo Dorado, pero no resulta descabellada la idea de una muralla en esta calle, aunque  no se trataba de la Cerca Nueva que trascurría unos cientos de metros más arriba, y podría señalar a  la muralla del Castro de San Cristóbal del que no se han encontrado vestigios, pero si se tiene consciencia de su existencia o, tal vez, se tratase de una muralla o muro que marcaba los límites de la puebla de San Cristóbal.




En 1599 el inventario de bienes del Colegio Pan y Carbón, menciona esta calle.